TRATADOS DEL LIBRE COMERCIO EN AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE. FALSAS OPCIONES DE ELECCIÓN.

¿Y las TICs, cómo entran?*

 

                                                           BIBIANA APOLONIA DEL BRUTTO

                                                                       2006.

 

 

* Comunicación presentada al III Congreso ONLINE de la Cibersociedad: “Conocimiento Abierto, Sociedad Libre”; Grupo de Trabajo: “Movimientos Sociales, políticas de inclusión y de desarrollo en América Latina y el Caribe”. 20-11-06 al 5-12-06.

 

1-      Introducción.

 

Existen dos tendencias contrapuestas desde la constitución de los estados latinoamericanos como independientes en el primer cuarto de siglo XIX: la latinoamericana y la panamericana. La primera es lo que se conoce como la tendencia a la construcción de la Patria Grande, hoy en día revitalizada y resemantizada como de inspiración Bolivariana, por el lugar que ocupa en la estrategia latinoamericana el presidente de Venezuela, Hugo Chávez Frías y la mención a Bolívar como promotor de aquella idea. Sin embargo en la historia de las ideas latinoamericanas, tanto del siglo XIX como del XX, no es la única concepción. El panamericanismo es lo que se conoce con el soporte de la Doctrina Monroe (1823) formulada para asegurar la penetración y el dominio hemisférico de los Estados Unidos. En la actualidad la coexistencia de ideas y de prácticas está sacudiendo a todos los territorios de América Latina y la Central por los Tratados de Libre Comercio, que derivan de las consecuencias de los fracasos de las concepciones sobre la industrialización y de las aperturas hacia unidades globalizadoras y homogéneas.

Por toda América Latina y la Central y también por otros continentes del Sur se han alzado las voces para frenar y cambiar las consecuencias de este nuevo “panamericanismo”, que se han traducido en mayores pobrezas, exclusiones, migraciones, xenofobias. Por el cambio de siglo fueron los Foros Sociales Mundiales, que aunque multifacéticos supieron denunciar todas las anomalías institucionales y las muertes. Ya en el siglo XXI, comenzaron a hacerse notar los movimientos sociales contra todos los tratados de libre comercio, o el NO al ALCA y que fueron concomitantes a las modas de las Cumbres Mundiales, celebrándose encuentros en forma paralela y alternativa a aquéllas. Paralelamente los cambios de gobiernos supieron resaltar las asignaturas pendientes y revitalizar tanto ideas muy caras para la Indoamérica, como es el de la Patria Grande, así como estrategias de cuño nacional y popular y nuevas estrategias a las formas de integración regional; resistencias al FMI- BM mediante la vuelta a la nacionalización de los recursos básicos, como los hidrocarburos, como son los casos de Venezuela y Bolivia y una reorientación a las inversiones sociales. Sin embargo no se presenta claro el panorama con respecto a las tecnologías de la información y de la comunicación, ya fuere con políticas nacionales y competentes y las consecuencias de los avances de los tratados de libre comercio en estas materias. 

 

2- Los Tratados de Libre Comercio como mecanismo de integración ¿de qué?.

 

            La oleada por implantar tratados de libre comercio para América Latina y el Caribe, comenzó en ejecuciones en los años 90, en 1994, al efectuarse la Cumbre de las Américas que tuvo lugar en Miami en aquél año. Este fue el inicio por homogeneizar a todas las economías del mundo occidental bajo un solo signo. Los jefes de Estado y de gobierno de 34 países acordaron establecer el ALCA, o el Acuerdo del Libre Comercio de las Américas  por el que progresivamente se irían reduciendo las barreras al comercio y a la inversión. Estas negociaciones que aparecieron en los medios de comunicación como una nueva alianza continental para la integración, obedecían a una lógica de intereses, y a bloques comerciales más que a un acuerdo regional para el desarrollo de la región. Las iniciativas para la integración continental americana no son nuevas, sino que derivan de múltiples acuerdos regionales que se iniciaron por las décadas de los 50 y 60 en América Latina. Lo

 

que sí pusieron como idea particular fue las presiones por no quedarse fuera del comercio internacional, de las dinámicas de integración dentro de la globalización para captar esencialmente las mercaderías internacionales. A la vez que intentar frenar el crecimiento de las economías asiáticas, con altos niveles de crecimiento y bajos costos y puestas en comparación como modelos a imitar por las economías dependientes.

            Sin embargo los procesos que engloban a la permanente entrada de empresas transnacionales en las regiones de América Latina y el Caribe para revitalizar acuerdos comerciales se remontan a unos años antes. En la región andina los Tratados de Libre Comercio (TCL), cerrados por Colombia y Perú pusieron en conflicto a la Comunidad Andina de Naciones (CAN). La crisis se produjo por la Asociación de Libre Comercio de América Latina y el Caribe (ALALC) a mediados de los años 60 del siglo XX, en que el punto conflictivo fue la no remoción de las estructuras agrarias, formándose otro bloque conocido como Acuerdo de Cartagena/Pacto Andino en 1969, y más tarde denominado CAN. Éste fue configurado con las mismas estructuras que ALALC, o con los principios hegemonistas, la perspectiva de incursionar en los mercados más débiles. En los años 70 la intervención de gobiernos nacionalistas como el de Salvador Allende en Chile, de Juan José Torres en Bolivia, puso disposiciones jurídicas de restricciones al capital extranjero: delimitación de sectores de inversión, progresiva nacionalización de las empresas, inaccesibilidad al crédito local, límites a la repatriación de utilidades, registro y control de tecnología, etc., disposiciones que fueron dejadas de lado a mediados de los años 70. El rol promotor del Estado, la complementación industrial, el pluralismo ideológico, la creciente penetración de las empresas multinacionales, la programación sectorial, y otras [i] fue trastocado por la ola de dictaduras por toda la América Latina, y de regímenes fascistas que dio lugar a una regresión política, institucional, de integración, de cooperación, a la vez que la implantación en todos los bloques regionales del fundamentalismo neoliberal y la firma de cada vez más ajustados procesos de integración bajo el paraguas de los tratados del libre comercio.

Fue a partir de la creación de la Organización Mundial de Comercio que Estados Unidos presionó a todos los bloques de naciones para que formaran áreas de libre comercio regionales, concretándose recién en 1994 con la creación del ALCA. La base de dichos acuerdos fue seguir con los lineamientos impuestos por el Fondo Monetario Internacional, (FMI) y el Banco Mundial (BM) en materia de políticas económicas.

Además del ALCA son una serie de Tratados los que incluyen los acuerdos bilaterales  y multilaterales con Estados Unidos, el TLCAC (CAFTA), que es el Tratado entre República Dominicana, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua con los Estados Unidos. El Tratado incorpora no sólo mecanismos comerciales sino otros, incluso más decisivos en cuanto a la soberanía de los países, con prohibiciones a los gobiernos  pero con excepciones a las empresas extranjeras para inversiones, tratamientos no discriminatorios, derechos de propiedad intelectual, acceso a los mercados, flexibilización de servicios y acceso a licitaciones públicas.  O en otros términos, garantiza la transformación de privilegios en derechos para las empresas transnacionales, las que pueden estar aseguradas en la medida en que su ratificación, por parte de los órganos legislativos convierte al TLCA- EE.UU. en Ley de la República, dándole mayor garantía jurídica que toda la legislación secundaria de los países centroamericanos. [ii] 

 

El otro Acuerdo Comercial por el libre comercio es el TLCAN (NAFTA), o Tratado de Libre Comercio de América del Norte, entre Canadá, Estados Unidos y México, que ha sido el modelo de libre comercio para toda América. El objetivo del NAFTA fue que las exportaciones industriales masivas dinamizarán la economía y dieran pie a la formación de una sociedad con mayores niveles de bienestar, las consecuencias han sido ruinosas especialmente para los pequeños agricultores mexicanos, a los que hay que agregar la introducción de los transgénicos en los cultivos típicos de la zona. [iii]  Bajo la liberalización de las inversiones en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, México recibió importantes flujos de capitales y logró aumentar sus exportaciones. Sin embargo esos procesos no permitieron generar nuevos empleos, como tampoco aumentos salariales, en cambio se acentuaron los flujos migratorios, la dependencia científica tecnológica y el deterioro ambiental.  En los años 90 México obtuvo una posición privilegiada entre los países en desarrollo, llegando al tercer lugar por la atracción de capitales, 12.000 millones de dólares de promedio anual. En sus políticas internas, y siguiendo las recomendaciones del FMI, como del BM, logró estabilidad, reduciendo el déficit fiscal y controlando la inflación, a través de una política monetaria restrictiva como del compromiso de empresarios y trabajadores de no aumentar los precios, ni presionar por el aumento de salarios. Pero la afluencia de capitales tendió a centrarse en los alrededores de la ciudad de México y la frontera con los Estados Unidos, asociada a las maquilas. Las manufacturas y los servicios financieros se llevaron casi el 75% de los flujos de las inversiones extranjeras entre 1994 y el 2002. El origen de la inversión estuvo en Estados Unidos y en su mayor parte orientado hacia el sector manufacturero. Lo curioso del caso mexicano es que la investigación y el desarrollo que supuestamente generarían esas inversiones extranjeras fueron en retrotraimiento, hubo migración de científicos y aumento de patentes extranjeras. [iv]

            Pocos días atrás, a fines de octubre del 2006, el mundo quedó sorprendido con la aprobación para la construcción de un Muro que separa la frontera de Estados Unidos con México, una frontera que está y lo estará más militarizada. Lo sorprendente es que los 11 millones de mexicanos/as indocumentados ignoran cuáles son las condiciones estructurales que los obligaron a dejar su territorio. Es por los acuerdos de libre comercio como el NAFTA, que prometieron crear más puestos de trabajo, superávit comerciales y un mejor nivel de vida en los países que firmaron esos tratados. En México se cultiva maíz hace más de 10.000 años, pero México abrió las puertas de las importaciones de Estados Unidos a sus mercados y los productores mexicanos fueron incapaces de competir contra los grandes productores maiceros estadounidenses, que reciben subsidios estatales. Los millonarios subsidios estadounidenses permitieron un dumping en el mercado mexicano, que llevó a la crisis del sector maicero mexicano. Es por la nivelación hacia abajo de los acuerdos del NAFTA que los pequeños agricultores mexicanos perecen, y los campesinos tienden a migrar por falta de trabajo. [v] Situaciones semejantes ocurren en el resto de cada uno de los países latinoamericanos y caribeños, con excepción de Cuba, que no entra para nada en estas caracterizaciones, y con cada uno de los tratados regionales surgidos por bloques y ahora mediante los acuerdos bilaterales. 

 

         Con los Tratados de Libre Comercio se plantean dos tipos de problemas por un lado las crisis que han desembocado de los esquemas previos de las negociaciones, por el otro lamarginación de los sectores populares latinoamericanos, de sus necesidades básicas fundamentales, que son diametralmente opuestas a los principios emanados por gobiernos y empresas norteamericanas. El ALCA como fue planteado por Estados Unidos tomaba como referencia el NAFTA, o el tratado suscrito por Estados Unidos, Canadá y México. El libre comercio no significaba solamente libre circulación de mercaderías, sino el acceso por parte de las empresas, los prestadores individuales de servicios y de capitales del área, a la  totalidad de los mercados de bienes y servicios, en las mismas condiciones que los nacionales. Es de destacar y como mención de carácter de coacción, que la interpretación norteamericana de libre comercio incluye la existencia de normas comunes de regulación de la competencia asegurando la lealtad a ésta, así como la garantía para los capitales de no ser afectados, sin la correspondiente indemnización, por la acción incluso legítima de los Estados y el derecho de arbitrar contra éstos ante tribunales arbitrales. “Los servicios deben

ser prestados por empresas que se radican en el país o a través de fronteras, como por ejemplo los telediagnósticos, la educación a distancia, la ejecución de tareas contables o jurídicas, las operaciones financieras o bancarias entre clientes y entidades radicadas en distintos países”. También con argumentaciones hegemónicas se hallan las normas relativas a las garantías absolutas a la inversión, el trato nacional que debe dársele a los inversores, cláusula de la nación más favorecida, siendo su objetivo el tratar sin limitaciones a la radicación del capital eliminando cualquier norma que pudiera obstruir dicha radicación. Este cuerpo de normas incluye compras del sector público, inversión, comercio transfronterizo de servicios, servicios financieros, políticas de competencias, monopolios y empresas del Estado, entrada temporal de personas de negocios, propiedad intelectual, revisión y resolución de controversias en materia de antidumping y cuotas compensatorias, etc. Es decir todas las materias que regula la OMC en materia de libre comercio, pero profundizadas por los fracasos del NAFTA. Entre las cláusulas que se vienen imponiendo para transnacionalizar ya no sólo el capital es que los países latinoamericanos recibirán especialmente todos los servicios producidos y exportados desde el exterior, por lo tanto es difícil que puedan aprovechar las producciones nacionales. [vi]  

            Los acuerdos multilaterales y los bilaterales de liberalización tanto en el ámbito mundial como regional requiere que los países menos desarrollados abran y desregulen sectores altamente sensibles desde la perspectiva del empleo, la distribución del ingreso y el control nacional, a cambio los países centrales reciben subsidios y están protegidos, como el caso agrícola. Con respecto a la diseminación de la producción acompañada por las redes tecnológicas, pero a su vez en redes transnacionales, acompañada por una creciente fragmentación de procesos productivos y de conocimientos, hace que la cadena de las transferencias tecnológicas se realice a los filiales locales de las transnacionales, o al integrante de su red de contrataciones, que sigue estando encapsulada dentro de la misma empresa o red. Suele suceder que se especula con la capacitación de la mano de obra, los cuadros medios y la generación de economías externas que eventualmente pueden generar un progresivo avance en subsistemas. Pero el control básico sigue radicado en las empresas multinacionales y en ausencia de un empresariado local, la internacionalización de los procesos productivos hace que sean apropiadas y difundidas en la economía local, y no genera nuevos procesos, ni nuevos productos aunque actúe en el ámbito de subsistema. En el mejor de los casos se adquiere la capacidad de inserción en las fases menos complejas de la producción de algunos productos. Al fin lo que produce estas transferencias y diferentes formas de palear las exclusiones e iniquidades es una “globocolonización”, [vii] antes que

 

generar autonomías, libertades, por adopción de un determinado tipo de software, o un debilitamiento de las estructuras económicas y de las políticas preexistentes. Las firmas de los TLC vienen a coartar los proyectos nacionales autónomos y a condicionar asuntos muy trascendentes para el bienestar de las poblaciones, como son la educación, la salud, la salubridad, la seguridad social, las comunicaciones, la protección del ambiente, que quedan sujetos a otras leyes, ya fuere con los eufemismos de integración y/o de cooperación.   

            Ya para los años 2005/06 las negociaciones de la integración regional cambiaron el panorama de los alineamientos en América Latina; por un lado la intervención de la UE, o la concurrencia europea como una especie de sustituto de los Estados Unidos y por el otro las reconstrucciones del ALCA, a través de convenios bilaterales tanto de Estados Unidos como de la UE con países centroamericanos y andinos. El nuevo gobierno de Chile no tardó en convalidar y ponderar las virtudes del librecambio, aceptando la gran polarización social que significa la liberalización financiera y comercial que propicia el TLC, conjuntamente al refuerzo de la desregularización de la fuerza laboral, la desprotección frente a los despidos y el empobrecimiento de los jubilados que ha traído la privatización de las jubilaciones. Durante todo el año 2006, fueron estudiantes de los sectores medios, los que lucharon en las calles por las incongruencias de aquél país con la privatización educativa, conocido como la lucha de los pingüinos, también en la educación superior se vieron manifestaciones en oposición al gobierno por los aranceles que ha traído la mercantilización educativa, producto tanto de las derivaciones del gobierno pinochetista como de la aceptación de los tratados del libre comercio.

La misma tragedia de pauperización afecta a México, con un 50% de la población en estas condiciones y otro 20% en la indigencia; elecciones presidenciales de dudosa transparencia y una vuelta a la intervención por la militarización y la coacción en la educación y en las libertades de asociación, movilidad y derechos en Oaxaca.[viii] La liberalización también en este país afecta a la educación, pero a su vez permite, al igual que en otros países la concentración de la riqueza, conque capitalistas aprovechan los tiempos y acceden a la propiedad de la telefonía móvil, a veces en unión a sectas religiosas, así como en la industria alimentaria, la cervecera, el cemento y el entretenimiento. En Perú el nuevo gobierno recién ingresado no tardó en ratificar los convenios anteriores de libre comercio, país que ha concentrado enormes lucros a la industria farmacéutica. [ix]  En una nueva ofensiva por regestionar el ALCA, los Estados Unidos relanzaron otras estrategias para incidir con el libre comercio; ahora participa el elemento de la militarización que genera dicho país con sus ofensivas mundiales, más la lucha contra el terrorismo, y las promesas de ayudas en casos tan evidentes como el de Colombia, cuyo presidente acaba de ratificar un TLC con los Estados Unidos. En Colombia el aprovisionamiento bélico se multiplicó con el pretexto de combatir al narcotráfico, y sin lograr reducir el abastecimiento colombiano a un 80% del consumo mundial de cocaína. Esta militarización es una advertencia a los movimientos populares, pero en una coyuntura adversa para el imperialismo.

Con el Mercosur existen conflictos por la cuestión de construcción de pasteras en la costa uruguaya, (sobre el río Uruguay que es límite entre Argentina y Uruguay) a lo que se han opuesto hace ya un año asambleístas de enclaves de la provincia de Entre Ríos de Argentina. Después de pasaje por La Haya y otros desencuentros entre ambos países, en la Cumbre de Presidentes Iberoamericana de comienzos de noviembre realizada en Montevideo, el Rey de España se ofreció a mediar. Mientras tanto Uruguay amenaza con un tratado bilateral con Estados Unidos, afectando de esta forma al Mercosur, pero esencialmente a los países más grandes, Brasil y Argentina. El Mercosur presenta múltiples opciones como negocios, pero hasta el momento no ha existido redistribución entre las poblaciones. La incorporación de Venezuela con la alternativa ALBA, sus restricciones al libre comercio pone en situación un tanto difícil a Argentina y a Brasil. El proyecto bolivariano presenta la alternativa de protección subsidiada a pequeños campesinos y el otorgamiento de seguridades alimentarias a toda la región, es por ello que rechaza a escala nacional la reducción de los subsidios y las protecciones al agro. Por el contrario en Argentina se extiende el cultivo de la soja transgénica, mostrando un total acuerdo ya fuere entre quienes la exportan, deteriorando las tierras para otros cultivos y pasturas por muchos años futuros, como para las autoridades gubernamentales, que incluyen el crecimiento del PBI con el fenómeno de las exportaciones de la soja, con el libre comercio agrícola, nacional y regional. [x]

            Los últimos cambios en materia de integración es el Tratado de Comercio de los Pueblos entre Bolivia, Cuba y Venezuela. Este tratado es afín con el trayecto iniciado por la revolución bolivariana, y concordante con el (ALBA), Alternativa Bolivariana para las Américas. [xi] Propone mecanismos para compensar las pérdidas que pudieran ocasionar los TLC suscritos por Estados Unidos con los países de la región. Otorga a las empresas públicas un alto protagonismo en los convenios y privilegia a los pequeños productores. Incluye las modalidades cubanas en educación y sanitarias ya implementadas en Venezuela, ahora hacia Bolivia y quizás lo que es más importante cuestiona a los TLC realizados por los países del Mercosur. La adopción del TCP por parte de Venezuela finalizó con su vinculación a la Comunidad Andina de Naciones (CAN).

           

1-      La inclusión de las TICs en la Cumbres.

 

            La inclusión directa de las tecnologías de información y comunicación con las características de libre comercio, aparecieron en las Cumbres de Presidentes, ya fuere Iberoamericanas, de los bloques de regiones, o de los acuerdos entre presidentes de las regiones y la Unión Europea (UE), consecuentes a las Cumbres de la Sociedad de la Información (CMSI), siguiendo a la UIT, buscando amortiguar las pobrezas para los países periféricos, pero siguiendo un esquema común, los acuerdos con el mercado, a los que deben someterse tanto estados como sociedad civil. Por ejemplo en la VI Conferencia Iberoamericana de Cultura, el 3 de octubre del 2003, en la ciudad de Cochabamba, Bolivia se impulsó el desarrollo de los mercados audiovisuales y de los medios electrónicos en Iberoamérica, como un factor de integración social y regional, con el fin de hacer más amplio y equitativo el acceso y fluido el diálogo e intercambio entre las culturas. [xii] Esta Conferencia fue una anticipación a la XIII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, realizada en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, el 14 y 15 de noviembre del 2003. La Declaración de Santa Cruz de la Sierra tomó como leitmotiv principal a la inclusión social como motor del desarrollo de la Comunidad Iberoamericana. Que en sus artículos principales dice: En el artículo 44:

Concordamos en que la revolución informática y tecnológica abre mayores posibilidades de participación social, económica y política. Las tecnologías de la información son herramientas indispensables para la promoción del desarrollo económico y social de nuestros países Es importante evitar que la sociedad de la información genere nuevas formas de exclusión. La reducción de la brecha digital, el desarrollo de la infraestructura para la conectividad y el acceso universal deben ser objetivos fundamentales de las políticas de construcción de la sociedad de la información. Consideramos que la administración de Internet debe realizarse a través de una gestión amplia, transparente, participativa y democrática en la que intervengan los gobiernos los organismos internacionales, la empresa privada y la sociedad civil. Consideramos que junto con maximizar las ventajas que se derivan de estas innovaciones tecnológicas es necesario también evitar nuevas formas de exclusión y discriminación tecnológicas, desarrollando proyectos de cooperación en materia de tecnologías de información. Nos proponemos trabajar por estos objetivos y por la promoción de la diversidad cultural y lingüística en la próxima Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información.

El artículo 45 dice: Asimismo somos conscientes de que la protección de datos personales es un derecho fundamental de las personas y destacamos la importancia de las iniciativas regulatorias iberoamericanas para proteger la privacidad de los ciudadanos contenidas en la Declaración de La Antigua por la que se crea la Red Iberoamericana de Protección de Datos, abierta a todos los países de nuestra Comunidad.

Con respecto a la Cibersociedad decía: 5. Manifestamos nuestra satisfacción ante el avance alcanzado por la iniciativa CIBERAMERICA para la conformación de una comunidad virtual iberoamericana, por lo que aprobamos su conversión en Programa Cumbre, encomendando a la SECIB el seguimiento y desarrollo de sus aspectos jurídicos y técnicos, así como la inclusión en este portal, entre otros contenidos, de una base de datos de mejores prácticas de cooperación técnica, identificadas de común acuerdo. 7. Destacamos, especialmente, los logros alcanzados por el programa IBERMEDIA durante el presente año y reiteramos nuestro compromiso con la continuidad del mismo, particularmente, con la generación de un marco jurídico adecuado que permita el desarrollo de todas las potencialidades de crecimiento de dicho programa. [xiii]

           

La cooperación con la UE y su relación con la Sociedad de la Información nació en el III Foro Interministerial de Río de Janeiro, Brasil el 22 y 23 de noviembre del 2004, véase como se reitera el seguimiento a las posturas y declaraciones de la CEPAL, como de la UIT, y de la CMSI. Los Ministros y Jefes de Delegación de América Latina, Caribe y países de  la Unión Europea, y el representante de la Comisión Europea, presentes en el III Foro Ministerial América Latina y el Caribe - Unión Europea sobre la Sociedad de la Información, celebrado los días 22 y 23 de noviembre de 2004 en Río de Janeiro, Brasil: Recordando que este III Foro se enmarca como respuesta al mandato establecido por los Jefes de Estado y de Gobierno de las dos regiones recogido en la declaración política de la III Cumbre América Latina y Caribe - Unión Europea celebrada en Guadalajara (México), el 28 y 29 de mayo de 2004.Enfatizando que el III Foro consolida la tradición del diálogo sobre la Sociedad de la Información entre las dos regiones, teniendo como base los encuentros previos de Sevilla en 2002 y de Lima en 2003.Entendiendo que el objetivo fundamental de la Sociedad de la Información debe ser buscar el desarrollo humano y bienestar social, cultural y económico.Recordando que los Jefes de Estado y de Gobierno en la Cumbre de Guadalajara expresaron la determinación de construir sociedades más justas y cohesivas, como uno de los elementos principales de la asociación estratégica bi-regional. Reconociendo los esfuerzos en marcha en ambas regiones para superar la brecha digital, exacerbada por la brecha económica y social tanto entre, como dentro de los países de ALC y de la UE y que la resolución de esta situación requiere de políticas públicas enfocadas a las realidades nacionales y regionales. Considerando los puntos de vista de los representantes de la sociedad civil, del sector privado, de las organizaciones internacionales y otros actores presentes en el III Foro.

1. Reiteran su compromiso de cooperar en proyectos para la erradicación de la pobreza, las desigualdades y las exclusiones sociales, además de aquellos sobre la prevención de cualquiera nueva forma de segregación social.

2. Afirman su empeño en la promoción de políticas públicas que favorezcan la inversión, mejoren la distribución económica y permitan el desarrollo sostenible, promocionando el bienestar y el progreso para todos, especialmente en las áreas tales como la educación, la ciencia, la innovación, la formación profesional, la salud, la cultura, el empleo, la ciudadanía, la transparencia y eficacia gubernamental, construyendo sociedades democráticas más fuertes, justas y participativas. Estas políticas públicas deben tomar en cuenta el impacto de las nuevas tecnologías sobre los derechos humanos, sociales, culturales y sobre el medio ambiente.

3. Apoyan en particular la creación, diseminación y preservación de contenidos culturales en diferentes lenguas y formatos que deberán tener una alta prioridad para la construcción de una Sociedad del Conocimiento inclusiva, plural y democrática.
4. Reafirman su convicción que no se alcanzará el beneficio pleno de la Sociedad de la Información mientras persista una brecha digital entre los que tienen y los que no tienen acceso a las Tecnologías de Información y Comunicación (TICs) y la educación necesaria para su uso efectivo. Mientras que la distancia entre aquellos países que son líderes en estas tecnologías y aquellos que tienen una relación de dependencia con ellos no se reduzca, será necesario crear mecanismos que incrementen la difusión y desarrollo de las TICs en estos últimos.
5. Subrayan que las TICs constituyen una herramienta para fortalecer el ejercicio de la ciudadanía, asegurando un acceso más abierto al gobierno, a las autoridades públicas y a los servicios básicos que demanda la sociedad. Es necesario que en la Sociedad de la Información prevalezca un justo equilibrio entre, por un lado los intereses comerciales y los derechos de propiedad intelectual y, por otro lado, entre los intereses y necesidades de países y sociedades que no pueden competir en el mercado internacional de la producción de tecnologías y conocimientos avanzados.

6. Afirman que la inclusión digital requiere solidaridad y asociación entre los gobiernos y otros actores, en particular la sociedad civil, el sector privado y las organizaciones internacionales. Las iniciativas de cooperación, tanto dentro de las fronteras nacionales, como entre Estados y entre regiones, deben contribuir al establecimiento de una agenda de solidaridad digital, que construya la base para el desarrollo de la
Sociedad de la Información en áreas y regiones menos desarrolladas.

7. Hacen un llamamiento a los líderes políticos de América Latina, Caribe y de la Unión Europea para que apoyen una Sociedad de la Información que promueve la rica diversidad cultural y la pluralidad que caracteriza a los países de ambas regiones y subregiones.

 

 

8. Subrayan que, para poder construir una Sociedad de la Información, son necesarios mecanismos internacionales de cooperación y de financiación eficientes. Acuerdan en este contexto desarrollar una alianza para la cohesión social, teniendo como referencia el Plan de Acción de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información (CMSI). Adoptar sobre esa base el Programa de Trabajo Bi-regional para la Inclusión Digital (en anexo),
que incluye propuestas de transferencia tecnológica y cooperación en áreas específicas.
9. Acogen con satisfacción el trabajo realizado bajo el marco del programa @LIS (Alianza para la Sociedad de la Información) de la Comisión Europea, de cooperación entre la Unión Europea y América Latina, enfatizando su importancia e impacto.

10. Acogen con satisfacción el lanzamiento de la primera red de educación y de investigación pan-latino americana, CLARA (Cooperación Latino-Americana para las Redes Avanzadas), y su interconexión con la red pan-Europea GEANT, como uno de los logros más relevantes del programa @LIS. Apoyan el objetivo de expandir la cobertura de la red a toda la región. Confían en el potencial de la red CLARA como una plataforma para múltiples iniciativas de cooperación en educación, investigación y desarrollo en áreas de mutuo interés para ambas regiones y enfatizan la importancia de su futura sustentabilidad.
11. Subrayan la importancia de desarrollar políticas y marcos regulatorios apropiados y un contexto favorable para el uso de las TIC para el desarrollo económico, cultural y social de las regiones. Se congratulan del trabajo ya realizado y apoyan las mejoras de este, en cooperación con otros, en línea con las recomendaciones de la CMSI.
12. Toman nota con satisfacción del lanzamiento oficial del proyecto de la Comisión Europea titulado "Diálogo Político y Regulatorio" - iniciativa en el marco del programa @LIS, que está siendo ejecutado por la CEPAL, Naciones Unidas, en apoyo de un diálogo bi-regional sobre la Sociedad de la Información. Este diálogo se inspira en los resultados de la estrategia e-Europe - "Una Sociedad de la Información para Todos" y de las respectivas e-estrategias de los países de América Latina y el Caribe. Así mismo, confían que el proyecto sirva como base para el diálogo y la cooperación bi-regionales en materia de políticas y marcos regulatorios.

13. Toman nota en este contexto de los acuerdos establecidos durante la III Cumbre de Presidentes de Reguladores Latinoamericanos (REGULATEL) y Europeos de Telecomunicaciones, celebrada el 18 y 19 de noviembre de 2004 en Cuzco, Perú.
14. Insisten en la importancia del desarrollo de estándares internacionales abiertos, que, en el marco de la neutralidad tecnológica, permitan igual acceso al software libre, al software de fuente abierta y al software propietario. En este contexto, valoran los esfuerzos por desarrollar proyectos y experiencias que utilizan software libre y software de fuente
abierta. Este marco permitiría la promoción y la producción de tecnologías y contenidos sirviendo el interés público a todos los niveles, manteniendo un alto grado de interoperabilidad de sistemas, para ampliar las economías de escala en el dominio público, para el beneficio especialmente de los países en desarrollo. Con interés toman nota del desarrollo del diálogo sobre estandartes entre las entidades públicas y privadas en ambas
regiones. Apoyan los objetivos de este diálogo en todos los aspectos relacionados con infraestructura, servicios, aplicaciones, seguridad e interoperabilidad.

15. Reconocen que algunos países de ambas regiones ya han desarrollado plataformas técnicas y servicios públicos para el gobierno electrónico de alta calidad, apoyándose en sus propias capacidades y recursos humanos. Dado que se tratan de aplicaciones públicas, existe un gran potencial para iniciativas conjuntas que sean de beneficio mutuo. En este sentido, ambas regiones explorarán las oportunidades de cooperación en gobierno electrónico, que incluya la transferencia de tecnologías, plataformas y servicios, así como el intercambio de sus correspondientes conocimientos y capacidades.

16. Enfatizan la importancia de los temas de gobernanza de Internet, que se hacen más importantes con la expansión de Internet y sus implicaciones para áreas de interés tanto público como privado. En conformidad con la decisión tomada durante la primera fase de la Cumbre Mundial para la Sociedad de la Información, llevada a cabo en Ginebra en Diciembre del 2003, expresan su apoyo al grupo de trabajo establecido por el Secretario General de las Naciones Unidas para estudiar el tema y preparar el informe que será sometido en el proceso preparatorio de la segunda fase de la CMSI, prevista para Túnez, en Noviembre del 2005. Confían que la profundización del tema permitirá un acuerdo equilibrado y consensuado, estableciendo parámetros para una gestión de Internet multilateral, transparente y democrática, con la plena participación de los gobiernos, la sociedad civil, el sector privado y las organizaciones internacionales relevantes. Así mismo acuerdan la necesidad de asegurar la estabilidad y el potencial de crecimiento de
Internet.
17. Apoyan el diálogo, el intercambio de experiencias y el desarrollo de iniciativas conjuntas dirigidas a la seguridad de las redes y a la privacidad de la información, teniendo como base el reconocimiento de la soberanía de los Estados y el respeto de los derechos y libertades personales. Esta cooperación deberá buscar un consenso internacional sobre estas cuestiones, facilitando el acceso a los beneficios de Internet para aquellos todavía excluidos de la red mundial de comunicaciones digitales.

18. Se comprometen juntos a las organizaciones internacionales y regionales, como la CEPAL, Comisión Europea, UNESCO y UIT, a colaborar para el éxito de la segunda fase de la CMSI en noviembre del 2005, trabajando para la creación de una agenda internacional para la Sociedad de la Información que tenga en cuenta las aspiraciones y las prioridades de los países en desarrollo.

19. Agradecen al gobierno de Brasil y al gobierno del Estado de Río de Janeiro la hospitalidad y el apoyo brindado que hicieron posible la realización de este III Foro Ministerial América Latina y el Caribe - Unión Europea sobre la Sociedad de la Información. [xiv], [xv].

 

            En la IV Cumbre de las Américas realizada en Mar del Plata, Argentina, del 4 al 7 de noviembre del 2005, la Declaración Final de la Cumbre incorporó con respecto a las TICs y a la Sociedad de la Información los siguientes artículos:

44. Entendemos que el potencial para desarrollar la capacidad de nuestra ciudadanía y alcanzar una mayor productividad depende de una fuerza de trabajo debidamente educada y preparada. En este sentido, reconocemos los avances logrados en el incremento del acceso a la educación y reiteramos la necesidad de ampliar la cobertura, fomentar la calidad, fortalecer la profesión docente y mejorar la eficiencia de nuestros sistemas educativos. Reiteramos la importancia de incorporar las nuevas tecnologías de la información y la comunicación en la capacitación de nuestra ciudadanía para aumentar su productividad.
45. Nos comprometemos a apoyar la mejora en la calidad de la enseñanza de las ciencias y nos esforzaremos en incorporar ciencia, tecnología, ingeniería, e innovación como factores principales para los planes y estrategias nacionales de desarrollo económico y social, con el propósito fundamental de contribuir a la reducción de la pobreza y a la generación de trabajo decente. En este sentido, apoyamos la Declaración y el Plan de Acción adoptados en la Reunión de Ministros de Ciencia y Tecnología de Lima.

46. Reconocemos que la investigación científica y tecnológica y el desarrollo y el progreso científicos juegan un papel fundamental en el desarrollo integral de nuestras sociedades creando economías basadas en el conocimiento, que contribuyan al crecimiento económico y a elevar la productividad. En este sentido, reiteramos nuestro apoyo a las instituciones establecidas anteriormente por el Proceso de Cumbres, como la Comisión Interamericana de Ciencia y Tecnología para crear una cultura científica en el Hemisferio. Seguiremos apoyando las asociaciones de investigación, públicas y privadas, y promoviendo su interacción.
47. Continuaremos incrementando las inversiones en el área de ciencia y tecnología, con la participación del sector privado y el apoyo de los organismos multilaterales. Asimismo, intensificaremos nuestros esfuerzos para incentivar a nuestras universidades e instituciones superiores de ciencia y tecnología a multiplicar sus vínculos, y a profundizar la investigación básica y aplicada y a promover una mayor incorporación de los trabajadores en la agenda de la innovación. Facilitaremos la mayor interacción posible entre las comunidades de investigación tecnológica y científica promoviendo el establecimiento y consolidación de redes de investigación y sinergia entre instituciones educativas, centros de investigación, el sector público y privado y la sociedad civil.

48. Reconocemos que la protección y la observancia de los derechos de propiedad intelectual deberán contribuir a la promoción de la innovación tecnológica y a la transferencia y difusión de la tecnología, en beneficio recíproco de los productores y de los usuarios de conocimientos tecnológicos y de modo que favorezcan el bienestar social y económico y el equilibrio de derechos y obligaciones. Por consiguiente, reiteramos nuestro compromiso con su protección, de conformidad con el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de propiedad Intelectual relacionados con el Comercio de la OMC.

49. Realizaremos el máximo esfuerzo para aprovechar las posibilidades que ofrecen las tecnologías de la información y la comunicación, con el fin de incrementar la eficiencia y la transparencia del sector público y facilitar la participación de la ciudadanía en la vida pública, contribuyendo así a consolidar la gobernabilidad democrática en la región. En ese
sentido, continuaremos promoviendo la adopción regional de programas de capacitación en materia de gobierno electrónico, compartiendo la experiencia de los países que hayan avanzado en este ámbito. Ello permitirá reforzar las capacidades de los empleados del sector público mediante el uso de herramientas innovadoras como los portales de capacitación en línea para funcionarios públicos actualmente implementados en varios países. Estas acciones permitirán proveer preparación en múltiples niveles, contribuyendo de esta manera a mejorar las habilidades de los servidores públicos y a reforzar la educación en valores y a mejores prácticas democráticas en la región. [xvi]


 Plan de Acción de la IV Cumbre de las Américas

 http://www.ivcumbreamericas.gov.ar/Documentos/8C7B06E98DB6410.pdf
 IV. FORTALECER LA GOBERNABILIDAD DEMOCRÁTICA

C. ORGANISMOS INTERNACIONALES

69. Impulsar, a través de la OEA, programas de capacitación en el ámbito regional en materia de gobierno electrónico, favoreciendo el intercambio de experiencias con los países que tengan avances en la materia.

 

            Lo notable es que en todas las Cumbres sin excepción se toca a la educación como epicentro de los adelantos, del progreso, en todas se dan los mismos temas, combate a la pobreza, a la corrupción, educación para todos, calidad, equidad, reformas, y ya en los últimos años fondos mediante el libre comercio, para la educación digitalizada, el cambio y reformas de la ciencia y tecnología. [xvii]

 

            En la Cumbre del Mercosur del 20 y 21 de julio del 2006 en Mar del Plata, Argentina, los presidentes allí presentes, miembros y no miembros del Mercosur, ratificaron el Tratado de Asunción, pero esta vez se incorporó la República Bolivariana de Venezuela como miembro pleno. El bloque del Mercosur ratificó la consolidación del proceso de integración, como instrumento para el desarrollo integral, enfrentar la pobreza y la exclusión social, basándose en la solidaridad y en la cooperación, como medio para fomentar la integración productiva y la inserción de sus economía en el contexto internacional. En el artículo 30, y después de adoptar la Estrategia para el Empleo en la Región, destacaron la adopción de acciones concretas para la incorporación del uso de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación, para la construcción de un “Mercosur digital”. También avanzaron en la creación del dominio de Internet de primer nivel regional y el reconocimiento de la eficacia jurídica, de la firma electrónica avanzada.

Y reconocieron el Acuerdo de Asociación entre el Mercosur y la Unión Europea, que fue formulado en mayo del 2006 en Viena. Reiteraron la necesidad de que la UE tome en consideración las demandas del bloque en materia de flexibilidad y un trato más favorable. (refiriéndose a las negociaciones bilaterales). [xviii] 

            Mención especial merece El Plan de Acción para la Integración de la Infraestructura de Sudamérica, (IIRSA) nacida durante la reunión de presidentes latinoamericanos el 31 de agosto y 1 de septiembre en Brasilia, Brasil, en que el Banco Interamericano de Desarrollo BID, presentó el plan para la Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana. Mediante este plan se presentaron una serie de normas, proyectos físicos y cambios en las legislaciones de los reglamentos nacionales para facilitar el comercio regional y global. El Proyecto IIRSA es multisectorial, pretende desarrollar e integrar las infraestructuras de transporte, energía y telecomunicaciones; de organizar el espacio geográfico sobre la base de la infraestructura física de transporte terrestre, aéreo y fluvial, de oleoductos, gasoductos, hidrovías, puertos marítimos y fluviales y tendidos eléctricos y de fibra óptica. Estas obras se materializan en doce ejes de integración y desarrollo, corredores que concentrarán las inversiones para incrementar el comercio y crear cadenas productivas conectadas con los mercados del mundo, principalmente América del Norte y Europa. [xix] 

            Los ejes principales en que se acentúan los TLC son el Eje Andino con cinco países de la Comunidad Andina, CAN, y el eje Mercosur-Chile que se realizarán junto a ejes transversales con otros países. [xx] En el terreno de las TICs el BM propuso un Plan de Acción en concordancia con IIRSA para favorecer la competitividad y la integración económica, social, cultural de América del Sur. [xxi]

 

            Existe un lenguaje de guerra en el mundo globalizado actual, que consiste en la subordinación de la política y de su actor principal el Estado al campo de la economía desregularizada y global, que sigue poniendo en peligro la sobrevivencia de las poblaciones por la vocación de continuar en el terreno de los negocios. El neoliberalismo aún no se ha acabado, continua en una estrategia que no conoce fronteras, ni geográficas ni morales, en

 

 su propósito de hacer del mundo el escenario de una guerra. El Estado no desaparece, como se quiso hacer creer tanto en teorías como en prácticas desde unos años atrás, sino que toma otras funciones, el que le asignan los mercados mundiales vinculados a las nuevas tecnologías. Este nuevo rol significa la sustitución del contrato social Estado-sociedad, por otro supeditado a las fuerzas financieras y económicas en el que los recursos militares tienen gran relevancia. El Estado guardián del orden público se torna Estado para la conquista. La simbiosis entre neoliberalismo y guerra es bien evidente en el comportamiento de Estados Unidos que avanza sobre el resto del mundo con una arquitectura económica militar. La estrategia de la seguridad militar, incorpora a la seguridad económica propia, especialmente por el control de las fuentes de energía diversificadas, como un asunto de vital importancia, al que numerosos aliados multilaterales se someten en alianzas y acuerdos. Los convenios internacionales y el derecho internacional para mejorar la vida y la seguridad del planeta, la defensa de las libertades, de la dignidad humana y de la democracia, sucumben frente a decisiones elaboradas con gobiernos aliados a los Estados Unidos y se proyectan unilateralmente imponiendo al resto la aceptación de los hechos. [xxii]

////////// BADB.

 



[i] René Báez: Panamericanismo naufraga en Los Andes. En: ALAI, América Latina en Movimiento, 30-05-2006. http://alainet.org/active/11647&lang=es

[iv] En Paola Visca: La experiencia de México en el TLCAN. Inversión y sustentabilidad del desarrollo. En Tercer Mundo Económico, N° 176/177, enero-febrero 2004;

http://www.redtercermundo.org.uy/tm_economico/texto_completo.php?id=2384

[v] Anuradha Mittal: Un Muro que marca el fracaso del TLCAN. En ALAI, América Latina en Movimiento. 10-08-2006; http://www.alainet.org/active/12814&lang=es

[vi] Enrique Arceo: Comercio Internacional. El ALCA. Acuerdos, confrontaciones y proyectos de sociedad. En Revista Realidad Económica, N° 200. Bs. As. Argentina. Publicado por IADE, Boletín Informativo:

 http://www.iade.org.ar/modules/noticias/article.php?storyid=788

[vii] René Báez: TLC y autonomías: golpes de gracia al Estado-Nación. En ALAI, América Latina en Movimiento. 15-03-2006, http://alainet.org/active/10872&lang=es

[viii] Puede verse artículos en ALAI, América Latina en Movimiento: Pablo A. Leal: Crónica de la guerra sucia en Oaxaca. 1 de noviembre de 2006, Día de los Muertos en: http://alainet.org/active/14272 ; y por Miguel Linares, maestro e integrante del APPO: En Oaxaca estamos viviendo un proceso de insurrección popular. 01-11-2006, en: http://alainet.org/active/14264 

[ix] Claudio Katz: El torbellino de la integración. 12 y 13/07/2006; en Argenpress Info. www.argenpress.org Buenos Aires, Argentina.

[x] Claudio Katz, obra citada.

[xi] Los conflictos entre regiones y por los inicios de los acuerdos bilaterales comenzaron en la Cumbre de Monterrey, México en enero del 2004, fue allí donde Estados Unidos condicionó los fondos para la pobreza de acuerdo a la adopción de medidas en los países Latinoamericanos por apoyo a las temáticas y presupuestos de la seguridad y el terrorismo, en dicha Cumbre se lanzó por primera vez el ALBA. http://www.adital.org.br/asp2/noticia.asp?idioma=ES&noticia=10553

[xii] Se puede consultar en http://www.oei.es/viicultura.htm , Declaración de Cochabamba. 2 y 3 de octubre del 2003.

[xv] Para el año 2006 la cooperación con la UE con relación a la Sociedad de la Información entraba en situaciones críticas por el no aporte de recursos. El Programa @lis no se sabe si continuará próximamente. En la Reunión de Lisboa, del 23 de abril del 2006, donde los jefes de gobierno se comprometían a seguir otorgando fondos fue con el Programa CLARA, Cooperación Latinoamericana de Redes Avanzadas, que enlaza a la región con una interconexión de Internet de alta velocidad para fines investigativos, en particular para que se incorpore al Caribe.  En dicha reunión salieron a relucir los financiamientos multilaterales y de inversionistas privados como el Plan Puebla Panamá y la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana, (IIRSA).

En ALAI, América Latina en Movimiento: Sally Burch de ALAI: La cooperación digital en debate. http://alainet.org/active/11313

[xvi] Declaración final de la IV Cumbre de las Américas

http://www.ivcumbreamericas.gov.ar/Documentos/8C7B06E223C0436.pdf

[xvii] Las Declaraciones de las Cumbres pueden verse en:

Sistema de Información de las Cumbres de las Américas, en español, en el siguiente vinculo de la OEA http://www.summit-americas.org/defaults.htm

Documentos de la primera (Miami, 1994), segunda (Santiago, 1998) y tercera (Quebec, 2001) Cumbres de las Américas:

http://www.summit-americas.org/esp-2002/cumbres-anteriores.htm
En el sitio web de Fronesis pueden verse las diversas iniciativas internacionales para la educación de las que participa América Latina y el Caribe:

http://www.fronesis.org/inic_intern.htm

[xviii] Diario Digital U24, Bs. As. Argentina: Declaración conjunta de los Presidentes del Merocsur. 22-07-06. www.urgente24.com

[xix] Para una información detallada sobre planes, aplicaciones del Plan IIRSA, consultar:

http://www.choike.org/nuevo/informes/4404.html

[xxii] Iosu Perales: El lado más oscuro del neoliberalismo. En ALAI, América Latina en Movimiento. 21-04-2006. http://alainet.org/active/11210